“Después de 16 años Nicaragua tiene un presidente”

Pedro Pablo Calderón, alcalde sandinista del municipio de Estelí, es una voz representativa de la fuerza política que el 10 de enero asumió la presidencia de Nicaragua. Ex tesorero de la influyente Asociación de Municipios de Nicaragua AMUNIC, Calderón está al frente de una de las plazas fuertes del sandinismo. El FSLN tiene 27 años de estar gobernando el municipio y en 2004 obtuvo el 70 porciento de los votos. Lo entrevistamos para que nos explique qué hay detrás del sorpresivo arranque del nuevo gobierno sandinista.

Nadie se esperaba que el nuevo gobierno de Daniel Ortega fuera a arrancar tan fuerte con todos estos acuerdos millonarios con ALBA, con la drástica baja de salarios para los altos funcionarios, con los decretos que hacen gratis la educación y la atención médica, etc., pero en realidad esta era una cosa que se venía cocinando desde mucho más atrás, ¿no?

– Sí. Las alcaldías sandinistas veníamos trabajando en el sentido del ALBA desde hace tiempo. En el 2004 ganamos 90 alcaldías de 153. El Frente nunca se ha quedado estancado. Hemos venido trabajando, reconstruyendo todo el tejido social, fortaleciendo la participación ciudadana. Es todo un trabajo que el partido ha venido haciendo desde la oposición durante más de 16 años de gobiernos neoliberales. El acuerdo del ALBA nosotros ya lo veníamos trabajando desde la asociación de municipios AMUNIC de la que yo era el tesorero nacional. Entonces se formó la empresa ALBANIC, que era una estrategia del Frente para ir preparando las condiciones para el triunfo. Trabajamos con el tema del combustible. Mucho antes de los acuerdos firmados con el ALBA al ganar las elecciones, ya habíamos logrado introducir al país dos barcos cargados con petróleo, así como algunas plantas eléctricas

¿En qué ha consistido esta victoria del FSLN?

– A lo largo de 16 años de trabajo tesonero hemos logrado convencer al pueblo de que la única alternativa es un gobierno de izquierda, tal y como se está dando en tantos otros países de América Latina. A los EE.UU. les ha llegado "la ley del tope," de que todo lo que sube tiene que caer. El pueblo y la militancia sandinista estaban seguros de que íbamos a triunfar en el 2006, y también convencidos de que los países amigos de América Latina nos iban a ayudar de inmediato.

Háblenos un poco acerca de la cooperación en el marco del ALBA.

– El acuerdo con el ALBA es un tratado solidario. Una cuestión de urgencia fué la reforma a muchas leyes sociales. En el primer mes se decretaron la educación y la salud gratuitas, el plan Hambre Cero, el Banco de Fomento Agropecuario, que ya se ha hecho realidad en el BANDES, y problemas crónicos que 16 años de gobiernos neoliberales jamás pudieron resolver, nosotros ya en dos meses los hemos resuelto en un cincuenta por ciento. Con la instalación de plantas eléctricas, en menos de 100 días resolveremos el problema energético del país. Otro proyecto en conjunto con Venezuela y Cuba es el cambio de 2,5 millones de bujías incandescentes de bajo consumo que nos va a permitir ahorrar 333. 000 barriles anuales de petróleo a un costo de 92 millones de dólares. Esto va a ayudar a resolver el problema del agua, ya que sin energía eléctrica no hay agua. Ganamos las elecciones con un 38 por ciento de los votos, pero al cabo de un mes teníamos una aceptación del 57 por ciento.

¿Cómo se va a hacer con las condiciones que impondrá el FMI?

– No estamos preocupados por firmar o no un nuevo acuerdo con el Fondo. Etamos preocupados por el combate a la pobreza. El tema de la negociación con el FMI lo hemos dejado para último momento. Estamos trabajando con una comisión, pero no con carácter de prioridad. La preocupación es de ellos y no nuestra. Nuestro objetivo es el dar respuesta a la pobreza y ellos hablan mucho de combatir la pobreza, entonces queremos que hayan acuerdos. Nosotros vamos a seguir pagando la deuda, pero queremos que se reinvierta el el sector social, en la educación y en la salud.

¿Y si el FMI dice que no?

– Tenemos más opciones con el ALBA, el tratado con la Unión Europea, el tratado con China, el tratado con Taiwán etc. Es cierto que con los votos del Frente aprobamos el CAFTA, pero eso no nos preocupa, porque nuestros productos van a tener otros mercados más justos.

Pero Nicaragua está ya muy atada a Taiwan. ¿No le plantea eso problemas al país para tener relaciones con China?

– Estamos en un mundo globalizado. Según nuestra Constitución somos un país libre, independiente y soberano, que podemos hacer tratados con cualquier país o gobierno. Por la vía de los gobiernos municipales estamos haciendo convenios de hermanamiento con China continental. Inmediatamente vendrán fondos y apoyo directos a los municipios sin afectar las relaciones a nivel de gobierno. Nosotros ya tenemos planes de hermanamiento con tres ciudades chinas. No nos preocupa que Taiwan esté preocupado por nuestras relaciones con China. Nosotros vamos a trabajar con todos.

¿Cómo va a hacer el Frente Sandinista para gobernar con un parlamento en el que se encuentra en minoría?

– En 1990 Daniel Ortega dijo que íbamos a gobernar desde abajo. Gobernamos desde abajo durante 16 años. También él dijo que algún día gobernaríamos desde arriba. Si fuimos capaces de poder trabajar para ir avanzando a nivel de base, gobernando la mayoría de las alcaldías, en el poder judicial, en el poder electoral, en la fiscalía y en la Asamblea Nacional y convertirnos el la principal fuerza política del país, hoy en día el Frente tiene su estrategia y sus fichas para ir negociando y consensuando. Antes le llamaban "el pacto". Hoy somos gobierno y tenemos la mayoría entre el pueblo. Por eso Daniel ha dicho que "el pueblo es presidente". Vendrán más elecciones y el pueblo irá castigando a aquellos que so opongan al beneficio de los pobres.

Los gobiernos anteriores le entregaron el país a las multinacionales. ¿No será difícil avanzar para revertir el daño ocasionado por las privatizaciones?

Al contrario, ya estamos suspendiendo las privatizaciones ilegales que se dieron en el pasado. A Unión Fenosa se le ha dado un plazo para que invierta y resuelva los problemas que ha creado sin chantajear. Si no cumplen los sacamos del país.

Al Frente Sandinista se le ha criticado porque con sus votos se aprobó la nefasta ley que criminaliza el aborto terapéutico. ¿Van a hacer algo para derogarla?

Nuestros votos no bastaban para parar esa ley. Fué una trampa de la derecha y del anterior presidente. Nicaragua es un país muy machista, y la iglesia tiene una influencia muy fuerte. Fueron muchos miles los que participaron en la marcha a favor de la penalización del aborto y la campaña fue tremenda. Pero estamos dando pasos decididos para darle más poder a las mujeres. Por ejemplo, hay decretos y proyectos de ley -que la Asamblea Nacional aprobará dentro de poco- para garantizar que la mitad de los puestos públicos sean ocupados por mujeres. También para que la mitad de los candidatos de todos los partidos sean mujeres.

 (Publicerad i Liberación)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s