Daniel Ortega rechaza y repudia declaratoria EUA contra Venezuela

Managua. Radio La Primerísima. | 10 marzo de 2015

Daniel Ortega y Maduro

El Gobierno y pueblo nicaragüenses declararon su solidaridad incondicional y completa hacia la República Bolivariana de Venezuela, encabezada por el presidente Nicolás Maduro, ante la arremetida imperialista del gobierno estadounidense.

Así lo anunció este martes Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, durante su contacto habitual a través del canal 4 de Televisión.

Rosario señaló que este respaldo va dirigido hacia el Presidente Nicolás Maduro, su gobierno, el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y el pueblo de Hugo Chávez.

“Quiero dar lectura a esta declaración, una declaración que refleja nuestros sentimientos y que refleja también lo que ha sido la línea de pensamientos y de acción de nuestro Comandante Daniel todos estos años, pensamiento que ha denunciado de manera permanente que el Imperio no cambia y que el pasado no ha pasado”, manifestó Rosario.

La dirigente expresó que en pleno siglo XXI se está “viviendo la arrogancia, la soberbia, el afán colonialista, el afán de dominio y de control del Imperialismo Norteamericano”, el cual también Nicaragua lo ha sufrido en carne propia.

Murillo sostuvo que este martes los embajadores de los países del ALBA residentes en Nicaragua estarán brindando una conferencia de prensa para compartir las posiciones de sus gobiernos en relación a esta gravísima amenaza de Estados Unidos hacia NuestraAmérica y El Caribe.

Mensaje íntegro del Presidente Daniel:

El Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional, las Familias, l@s Jóvenes, las Mujeres, el Pueblo de Sandino, expresamos nuestro profundo rechazo e indignación ante la inaceptable Declaratoria, de Corte Imperial, del Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, contra el Gobierno y el Bravo Pueblo Bolivariano de Venezuela.

Nicaragua, que ha sufrido la Política injerencista e intervencionista del Imperio norteamericano, nos unimos una vez más al querido Pueblo Bolivariano, en momentos que confirman la continuidad de la Política Imperialista de los Estados Unidos, que en pleno Siglo XXI sigue utilizando todos sus instrumentos de dominio, para pervertir el Orden Constitucional, y la Tranquilidad de nuestros Pueblos, alentando rupturas gol-pistas, a su conveniencia.

Nuestramérica-caribeña vive Nuevos Tiempos. La brutal e inédita embestida contra el Gobierno Constitucional del Presidente Nicolás Maduro Moros, y el Pueblo Bolivariano de Venezuela, marca, en lenguaje, forma, y fondo, lo que siempre hemos denunciado : una indiscutible línea de continuidad de las Políticas colonialistas del Imperio norteamericano, que les han servido, y de las que pretenden seguirse sirviendo, en su voraz afán de control y dominio de nuestras Riquezas, de nuestros Procesos Políticos, Económicos, Sociales, y de los Seres Humanos que habitamos el Planeta, y el Continente.

Como País Soberano, Nicaragua, desde la Jefatura del Estado, del Gobierno y desde su Modelo de Fé, Familia y Comunidad, repudiamos enfáticamente esa Declaración yankee, agresiva y lesiva de la Dignidad y la Soberanía de tod@s l@s Nuestroamericano-caribeñ@s. Nos unimos una vez más, en Martí, Bolívar, Sucre, Sandino, Chávez, y todos los Próceres Independistas del Continente. Somos su Ardor Patriótico. Su Fuerza Vital.  Su Vigor.  Su Gloria.  Somos unidos, Tierras Sagradas, Rebeldes y Libres.

Vivimos momentos trágicos, pero previsibles, en tanto que siempre hemos alertado, y sostenido, que el Imperio no cambia.  El pasado no ha pasado.  La arrogancia, la soberbia y el irrespeto de los Estados Unidos, su Gobierno, contra nuestros Gobiernos y Pueblos, sigue mostrándose, y cada vez con más empeño y saña.  Por lo tanto, nosotr@s, Nuestroamericano-caribeñ@s, nos planteamos la misma determinación y valentía que nos legaron, en un Antiimperialismo genuino, y sin dobleces, los Héroes de la Patria Grande.

En Nuestramérica y el Caribe seguiremos siendo Libres. Porque aquí estamos tod@s l@s que la queremos, y nos mantendremos Libres, Más Allá, Siempre Más Allá, de la voluntad avasallante de los Imperios.  Ellos, los Imperialistas de la Tierra, se estrellarán, como se estrellan ya, con cada Conciencia y cada Corazón alzado en Rebelión Suprema y, en afán trascendente, de Cristianismo, Socialismo, y Solidaridad.

En el Amor y los Caminos de Martí, Bolívar, Sucre, Sandino, Chávez, y en la Llama inextinguible de la Bravura y el Derecho a la Felicidad de nuestros Pueblos, Nicaragua con Venezuela, Hasta la Victoria Siempre!

Managua, Nicaragua
Marzo 10 del 2015
Daniel Ortega Saavedra

Nicaragua y Grecia – una reflexión

Nicaragua and Greece

Por tortilla con sal, 18 de febrero 2015.

A pesar de todo lo que se ha escrito sobre lo que ocurre con Grecia y su relación a los países de la zona del Euro, casi nada se ha escrito sobre la realidad esencial de esta relación en el contexto global.

Cuando Alexis Tsipras y su partido Syriza hace poco asumieron el gobierno, algo muy distinto de asumir el poder, enfrentaron una situación muy similar, aunque con diferencias importantes también, a la que se encontraron el Presidente Daniel Ortega y el FSLN al asumir el gobierno de Nicaragua en enero 2007.

Los escritores y analistas occidentales, y muchos de sus homólogos latinoamericanos, tienden a escribir sobre el período del dominio de las políticas neoliberales – quizás desde 1990 hasta 2006, año decisivo en la emancipación política latinoamericana – como si de alguna manera rechazaran a nivel fundamental la ortodoxia neoliberal que se aplica actualmente en Europa.

Pero la verdad más profunda es que, casi sin excepción, los intelectuales occidentales comparten la absurda hipótesis neoliberal que Occidente es moralmente superior a las demás regiones del mundo cuando la verdad es completamente lo contrario.

Las grotescas y bárbaras agresiones contra Costa de Marfil y Libia en 2011 confirmaron este hecho. Destacados liberales occidentales apoyaron la destrucción imperialista de Libia, el país más exitoso de África, y al mismo tiempo se cruzaron de brazos frente al asalto francés contra el destacado humanismo del Presidente Laurent Gbagbo en la  Costa Marfil.

No es un accidente que los mismos liberales occidentales y sus simpatizantes en América Latina menosprecien de manera deliberada los tremendos logros del Presidente Daniel Ortega y el Frente Sandinista en Nicaragua.

En enero 2007, el FSLN asumió el gobierno de un país víctima de 16 años de servicios de salud pública y educación estatal sistemáticamente debilitados, un sistema de generación de energía eléctrica completamente colapsado, niveles de migración y desempleo en constante auge, un sector agropecuario  abandonado a los designios del “libre mercado”, infraestructura vial y portuaria a nivel nacional en un deterioro crónico, un sistema financiero y económico estéril, y una progresiva corrupción del sistema de justicia.

Llama la atención que ningún miembro de la clase intelectual occidental haya escrito sobre el destino de Grecia en este contexto del sistemático asalto global de los poderes occidentales contra el mundo mayoritario en África, Asia y América Latina. El silencio sobre esta realidad indica la renuencia de la opinión occidental de reconocer el alcance del asalto de las élites occidentales contra los intereses de sus poblaciones.

Ese silencio corresponde a la incapacidad de la enorme mayoría de la opinión occidental de reconocer que la prosperidad y el relativo éxito de sus sociedades siempre ha dependido de la despiadada  sobre-explotación de sus antiguas colonias.

También indica la profunda ignorancia e irrelevancia de la mayoría del análisis político occidental a lo largo del espectro político desde la perspectiva del mundo mayoritario afuera de Norte América y Europa.

De hecho, las lecciones de la experiencia en Nicaragua tienen una alta relevancia para Europa, especialmente ahora dada la intensidad cada vez mayor del asalto de las élites europeas contra sus propios pueblos.

Cuando el Presidente Comandante Daniel Ortega asumió el gobierno de Nicaragua en enero 2007, hizo tres cosas fundamentales.

Primero, declaró la gratuidad de la salud y la educación. Segundo, recortó la remuneración de él y sus altos funcionarios. Y tercero, firmó la membresía de Nicaragua a lo que ahora es la Alianza Bolivariana de nuestras Américas, la que ha permitido a Nicaragua acceder a los múltiples beneficios del ALBA para el comercio y la cooperación para el desarrollo.

Integrarse al ALBA ha permitido a Nicaragua renovar su sistema de generación de energía,  alcanzar altos niveles de soberanía alimentaria, mejorar dramáticamente los sistemas estatales de salud y de educación, desarrollar su infraestructura y fomentar su sector de pequeña y mediana industria.

Ahora, después de más de ocho años, la sociedad y economía de Nicaragua han sido transformadas.

Nicaragua tiene niveles de crecimiento más altos que sus vecinos, tiene mejor infraestructura, mayores niveles de participación económica y política de las mujeres, mejor autosuficiencia energética, relaciones comerciales más amplias a nivel global, buenos servicios públicos de salud y educación, y menores niveles de migración económica y de desempleo.

Las organizaciones multilaterales internacionales miran a Nicaragua como un país modelo en términos de sus políticas de salud pública, de seguridad alimentaria, de seguridad ciudadana y de participación de las mujeres. El país ya no depende de las instituciones financieras internacionales para garantizar la estabilidad de sus finanzas.

¿Qué tiene Nicaragua que enseñarle a Grecia? Lo más probable es que Grecia no tenga nada que aprender de Nicaragua porque Alexis Tsipras y su nuevo gobierno ya saben lo que deben de hacer. Es la Unión Europea la que no quiere aprender. Y allí, sí, Nicaragua tiene mucho que enseñar.

De la misma manera que el Presidente Daniel Ortega y el Frente Sandinista, el gobierno de Syriza en Grecia enfatiza la importancia, en las actuales condiciones, de mantener un equilibrio entre sus obligaciones a las y los inversionistas extranjeros y sus responsabilidades hacia a su propia población.

Pero en Nicaragua ese equilibrio solo se ha logrado sostener porque se integró al país a la alianza estratégica  del ALBA junto con Venezuela, Cuba y Bolivia que prioriza las necesidades de la persona humana y el Derecho al Desarrollo del pueblo nicaragüense.

Entre donaciones y préstamos preferenciales, ALBA facilita a Nicaragua una liquidez financiera muy importante de más de US$400 millones al año para infraestructura, programas sociales y sumamente necesarios créditos para el sector agropecuario y la pequeña y mediana empresa.

Quizás la primera lección fundamental de Nicaragua para Grecia es que su ejemplo refuerza y convalida los argumentos del gobierno de Alexis Tsipras para una política económica socialmente responsable.

En segundo lugar, el caso de Nicaragua debe de alertar al gobierno de Syriza en Grecia sobre el urgente imperativo de explorar la posibilidad de nuevos tipos de alianza, basados en el interés nacional, afuera de la camisa de fuerza de la Unión Europea.

Finalmente, debe de alertar a las clases políticas de la Unión Europea sobre el hecho de que su aceptación de las prioridades de las élites corporativas transatlánticos que dominan la vida política europea es un callejón sin salida antidemocrático y destructivo.

La tragedia de la unión Europea es que la venalidad, la corrupción moral y la prepotencia de sus dirigentes políticos hacen imposible que aprendan de un pequeño país empobrecido como Nicaragua y del destacado ejemplo moral y político del Presidente Daniel Ortega, Rosario Murillo y sus colegas.

La tragedia de Grecia y sus países compañeros de sufrimientos a manos de la Unión Europea, como Irlanda y Portugal, Italia y España, es que sus históricamente corruptos dirigentes políticos los encerraron en una alianza fallida con las élites corporativas europeas, totalmente fieles a sus homólogos estadounidenses.

Las posibilidades de la liberación de Europa de esa trampa de dependencia política dependen en gran medida de la capacidad de los pueblos europeos de asimilar el ejemplo de los procesos de emancipación en América Latina, y, entre estos, el destacado ejemplo de Nicaragua.

CELAC: Daniel Ortega denuncia planes golpistas contra Maduro y da la palabra a Puerto Rico

San José. Radio La Primerísima | 28 enero de 2015

El Presidente Daniel Ortega, denunció este miércoles en la III Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), en Costa Rica, el criminal bloqueo contra Cuba, la conspiración con fines golpistas contra el Presidente Nicolás Maduro, de Venezuela, y reiteró su apoyo solidario a la lucha independentista de Puerto Rico.

Durante su intervención ante los mandatarios miembros de la CELAC, Daniel denunció que es la potencia yanqui la que está detrás del embargo a Cuba y continúa violando sus derechos humanos de manera sistemática.

El dignatario recordó que Estados Unidos desprecia la votación mayoritaria en Naciones Unidas, donde 188 naciones han votado en reiteradas ocasiones en contra del bloqueo a Cuba.

“Ahí no vale la democracia para el yanqui, para el yanqui es la fuerza, para el yanqui es su traspatio, y frente al fortalecimiento de los diferentes foros regionales y en particular de la CELAC, el yanqui sigue conspirando y claro que quiere debilitar, destrozar, partir este foro. Pero aquí está la respuesta de nuestros pueblos, a través de sus gobernantes reunidos en la III Cumbre de la CELAC”, expresó el Presidente de Nicaragua.

Asimismo, señaló que es también el gobierno estadounidense el que está detrás de la política de neo colonización de Puerto Rico y aseguró que el presidente norteamericano, Barack Obama, está atrapado por el imperio, que no cambia. “El mundo cambia, pero el (imperio) yanqui no cambia”, afirmó.

Además, denunció que el imperio yanqui está detrás de las conspiraciones en contra de la Revolución Bolivariana.

“¿Acaso no salieron las pruebas ahí cuando el golpe contra Chávez, que era el yanqui el que estaba detrás, conspirando contra ese proceso de libertad, de dignidad, de soberanía, de generosidad? Y no se cansan de conspirar y siguen conspirando”, recordó.

El presidente Daniel valoró que el imperio yanqui trata de repetir la historia de Chile, en Venezuela, utilizando el mismo guión. “Quieren que esto culmine con un golpe militar sangriento, brutal, como el que propiciaron los yanquis ahí en chile. Ellos no están tranquilos, no están tranquilos con nuestras decisiones, ellos están irritados con nuestras decisiones”, aseguró.

“Ellos no quieren estas reuniones de la Celac. Ellos quieren a todos nuestros países subordinados, no han renunciado a aquel principio de América para el yanqui, lo mantienen vivo y nosotros aquí dando la batalla para erradicar la pobreza, la miseria y ellos conspirando en contra de nuestros esfuerzos para ir erradicando la miseria y la pobreza y llevándole salud, educación y un mejor nivel de vida a las familias de nuestros pueblos, de nuestras naciones”, agregó.

Respaldo al pueblo puertorriqueño

El Comandante Daniel Ortega expresó ante los mandatarios presentes en la Celac, que la delegación de Nicaragua incluye a una representación puertorriqueña, encabezada por el patriota independentista Rubén Berríos.

“Nosotros hemos incorporado a la delegación de Nicaragua, porque creemos que es algo elemental, de solidaridad y de cumplimiento con un mando de Naciones Unidas, hemos incorporado a una delegación de patriotas de Puerto Rico. Aquí nos ha acompañado, nos acompañan y esperamos que nos acompañen en la Cumbre de las Américas, en Panamá, nos acompaña nuestro hermano Rubén Berríos, un gran luchador, defensor de la soberanía de nuestros pueblos”, indicó.

Posteriormente, Ortega cedió el uso de la palabra al líder puertorriqueño.

La voz de Puerto Rico es la voz de Nicaragua

Ante un intento de señalamiento del Presidente Solís, de Costa Rica, sobre la intervención del patriota puertorriqueño en la Cumbre de la Celac, Daniel recalcó que “la voz de Puerto Rico es la voz de Nicaragua”.

“Usted ha aplicado una serie de procedimientos aquí al iniciar esta Asamblea donde decidió darle la palabra a la OEA, el instrumento de colonia de los yanquis, les dio la palabra usted; y decidió darle la palabra a la Unión Europea y decidió darle la palabra a una cantidad… decisión suya como anfitrión”, recordó Daniel.

“Aquí está hablando Nicaragua como Estado, como Nación y la voz de Puerto Rico es la voz de Nicaragua”, enfatizó el Presidente Daniel Ortega Saavedra ante los Jefes de Estado y de Gobierno de la CELAC.

A continuación, el discurso completo de Rubén Berríos:

Rubén Berríos Martínez, Presidente del Partido Independentista Puertorriqueño ante la CELAC

Señores Presidentes, Señoras Presidentas:

La persistencia del colonialismo en mi patria Puerto Rico constituye una afrenta a la dignidad de Nuestra América. La colonia del Estado Libre Asociado –que ni es estado, ni es libre, ni es asociado- es una rémora de los tiempos de sumisión y genuflexión que padeció gran parte de Nuestra América.

La presencia hoy aquí de un independentista puertorriqueño es clara señal de los nuevos tiempos; una América Latina y el Caribe que reclama sus derechos altiva y de pie.

Porque Nuestra América es una sola patria. Por donde va uno, vamos todos. Tan libre será América Latina y el Caribe como sea Puerto Rico.

Desde Bolívar, pasando por Martí, Sandino y Albizu Campos, hasta hoy, los hijos más preclaros de nuestra Patria Grande han sido defensores insobornables de la independencia de Puerto Rico. ¡Puerto Rico es el verso que le falta al poema libertario de Bolívar!

Ya en el 2014, la CELAC, fiel a esa trayectoria, en su última cumbre reclamó como suyo a Puerto Rico y encomendó a su directiva llevar a cabo las gestiones necesarias para adelantar nuestra descolonización.

El colonialismo constituye una violación a los más elementales derechos humanos. De ahí, que el derecho inalienable a la libre determinación e independencia sea la norma absoluta del derecho internacional. El Comité de Descolonización de la ONU ha reiterado por unanimidad en innumerables ocasiones el derecho de Puerto Rico a su libre determinación e independencia. Además, ha instado a Estados Unidos a cumplir con su obligación descolonizadora y ha solicitado a la Asamblea General que se pronuncie sobre el caso colonial de Puerto Rico.

Los puertorriqueños enfrentados a la potencia más poderosa del mundo, siempre nos hemos mantenido en pie de lucha. Estados Unidos ha recurrido a todo; desde las persecuciones inmisericordes hasta la compra de conciencias. Pretendieron arrancarnos el idioma, las costumbres y socavar nuestra hermandad con la Patria Grande. Pero hoy somos más orgullosamente puertorriqueños y latinoamericanos que nunca.

Muchas veces estuvimos solos en nuestra lucha. Pero estos son otros tiempos y Nuestra América ha despertado.

En Vieques, el pueblo puertorriqueño, con la fuerza moral y la desobediencia civil puso de rodillas a la Marina de Guerra Norteamericana y la forzamos a salir de nuestro suelo.

Y en el plebiscito del 2012, nuestro pueblo repudió en las urnas al régimen colonial con un contundente 54% de los votos.

Hoy, cuando los cambios anunciados desde Washington y La Habana preludian una nueva relación entre Estados Unidos y Nuestra América, sería inconcebible mantener en Puerto Rico un estatus colonial.

Es hora de que la CELAC pase de la palabra a la acción. Primero el Cuarteto de la CELAC, encabezado por su Presidente, en consonancia con el mandato de esta organización, debe implantar un plan concertado para que la Asamblea General se pronuncie sobre el caso de Puerto Rico.

Segundo, la CELAC debe reclamar al gobierno de Los Estados Unidos la liberación del patriota Oscar López, el preso político más antiguo del mundo que ya ha cumplido casi 34 años de cárcel.

Y, además, la CELAC debe estar atenta ante cualquier maniobra dirigida a perpetuar el colonialismo en Puerto Rico con cualquier nuevo disfraz.

Al hacer estos reclamos hablo en nombre de la incuestionable mayoría de los puertorriqueños.

Hacer la independencia nos compete a los puertorriqueños. A la América Latina, sin embargo, le corresponde ser solidaria con nuestro derecho a la independencia y con nuestra exigencia a los Estados Unidos de ponerle fin al coloniaje.

Falta mucha lucha por delante, pero Puerto Rico será libre y entonces, por fin, podremos todos decir que hemos cumplido con el mandato de nuestros libertadores.

¡Honremos a nuestra Patria Grande! ¡Qué viva Puerto Rico libre!

Nicas mantienen la valoración positiva del Presidente Daniel

Managua. Agencias. | 28 enero de 2015

La mayoría de nicaragüenses cree que su país avanza en la dirección correcta y valora de manera positiva al gobierno del presidente Daniel Ortega, indica un estudio de la firma Cid Gallup difundido este miércoles.

De 2002 a 2007 se opinaba que esta nación iba por el rumbo equivocado. Sin embargo, desde el inicio del segundo mandato de Ortega comienza a subir la percepción de que se va por el camino correcto, afirmó el director ejecutivo de Cid Gallup, Carlos Denton.

“La población agradece el fin de los cortes de luz, ciertas asonadas que ocurrían con frecuencia, mejoras en el transporte. Esa serie de cosas que Ortega ha ido arreglando le han permitido tener una valoración positiva”, señaló Denton en declaraciones a la prensa local.

El directivo de Cid Gallup destacó, además, que Nicaragua sigue siendo el país más seguro de Centroamérica, lo cual se refleja en las opiniones de la población.

Según una investigación reciente de esa entidad, el presidente nicaragüense es uno de los tres mandatarios mejor valorados de la región.

Por otra parte, la mayoría de los ciudadanos de esta nación considera que su mandato contribuye a la construcción de un país mejor.

Si se analizan las encuestas realizadas, se concluye que no aparecen los partidos tradicionales, no se ven líderes de oposición y el porcentaje de opiniones negativas es menor, lo que denota la inexistencia de organización en los detractores del Gobierno, señaló Denton.

El presidente de CID Gallup, Carlos Denton, explica que desde que el Gobierno empezó a promover el proyecto del Canal Interoceánico de Nicaragua la población nicaragüense ha tomado esta megaobra como un “sueño posible”.

También indica que el empleo es una de las principales preocupaciones en este país y analiza la difícil situación de los opositores en este año preelectoral.

¿Cómo ha cambiado la opinión de la población nicaragüense con el tema del Canal Interoceánico?

Nosotros le estamos dando seguimiento desde que se empezó a hablar del tema y hay muchos que no creían en un principio… Aunque en alguna medida el tiempo de cinco años para la construcción del Canal de Nicaragua se ve demasiado optimista, la gente cree que se desarrollará.

Por una parte hay quienes están diciendo que nunca se hará, y por otra parte hay otros que están diciendo que sí, que va aumentando conforme pasan los días.

¿A qué se debe este aumento de apoyo?

Cuando era una idea la población que lo apoyaba era menos, pero desde que se iniciaron las obras, la mayoría de la población cree que el proyecto es serio.

Según la encuesta los nicaragüenses creen que el Canal será una amenaza competitiva para el de Panamá. ¿Ha calado el mensaje del Gobierno en ese sentido?

Definitivamente. Creo que la gente cree en la competencia y el Canal de Panamá ha tenido un monopolio desde 1914 cuando abrió, entonces hay una sensación de esperanza de terminar esto. Por ejemplo, si fuera el presidente de una naviera con cuarenta barcos, estoy seguro que a mí me gustaría ir al Canal de Nicaragua y decir que pasaría ochenta veces al año y negociar un mejor precio.

¿Se ha convertido en un proyecto anhelado para los nicaragüenses?

Creo que el proyecto está contribuyendo a la sensación de optimismo en el país, porque si uno ve otros indicadores de la encuesta uno se da cuenta que hay cosas negativas, como el desempleo, pero hay mucho optimismo sobre el futuro.

La encuesta dice que el país va por buen rumbo…

Es que eso lo refleja claramente la encuesta. Hubo por el período 2002 al 2007 una opinión de que el país iba por el rumbo equivocado. Sin embargo, desde el inicio del segundo mandato del presidente (Daniel) Ortega comienza a subir la percepción de que el país va por un rumbo correcto.

La mayoría de gobiernos siempre van teniendo un desgaste político. ¿Este segundo mandato del presidente Ortega le ha generado mayor aceptación entre los nicaragüenses?

Sí, creo que hay una serie de factores para que una persona se mantenga, hay múltiples factores, no es posible identificar uno. Pero creo que en esta nueva etapa la población agradece el fin de los cortes de la luz, ciertas asonadas que ocurrían con frecuencia, mejoras en el transporte. Esa serie de cosas que él ha ido arreglando le han permitido tener una valoración positiva.

La encuesta revela que casi la mitad de los nicas tienen cédulas vencidas. ¿Qué dice la gente al respecto?

Como estamos acercándonos a un año preelectoral ya es hora de ver esto, es extraordinario que casi la mitad de la población no tiene cédula vigente. La gente se ha quejado del cobro de 300 córdobas. Es un nivel muy alto y la gente lo está lamentando.

¿Qué preocupa a los nicaragüenses según la encuesta?

Es la falta de empleo, el narcotráfico, el alto costo de la vida y llama la atención que la sexta preocupación para los nicaragüenses es el crimen y la violencia. Pero cuando se le pregunta a la población de problemas en su familia, muchos dicen que es la falta de dinero para cubrir la canasta básica, aunque también muchos señalan como un problema la delincuencia. Solo en Managua, en 25% de los hogares vive alguien que ha sido asaltado desde septiembre del año pasado.

La encuesta señala que el 18% de los nicaragüenses dicen que ellos o algún familiar ha sufrido robos o asaltos, cuando en septiembre del año pasado era 19%. ¿Esa baja es algo significativo?

Si hacemos un cálculo con la cantidad de población del país y los datos de la encuesta, podríamos decir que ha habido 273,913 asaltos en todo el país desde septiembre del año pasado hasta la fecha. Una cifra bastante grande que debe ser analizada por las autoridades porque ha bajado un punto porcentual, ha sido fluctuante esa cifra en los últimos años.

Ustedes hacen encuestas en toda la región y tomando en cuenta esas cifras. ¿Seguimos siendo el país más seguro de Centroamérica, según la población?

Sí, comparando con el resto de países de Centroamérica, Nicaragua sigue siendo el país más seguro de la región según las estadísticas y los datos de las encuestas que hemos aplicado. Panamá, es el único otro país de la región que está semejante donde hay unos niveles relativamente bajos de asaltos, porque ahí la opinión es de un 19% de la población que ha sufrido asaltos o robos desde septiembre del año pasado. Pero en Managua, la cantidad de asaltos es mucho mayor y habrá que tener cuidado.

La encuesta revela que la mayoría de nicaragüenses cree que el presidente Ortega dejará un mejor país que el que encontró. Ese optimismo se refleja sobre todo en los más jóvenes. ¿A qué se debe?

La población joven es más optimista, porque una población vieja tiende a ser más pesimista. Para los jóvenes el mundo es mejor, de hecho el presidente Daniel Ortega es uno de los tres mandatarios centroamericanos mejor valorados según un estudio que hicimos recientemente.

También hay una realidad y es que no hay oposición en Nicaragua. Eso requiere mucho análisis, pero la verdad si uno analiza los datos de la encuesta no aparecen los partidos tradicionales, no se ven líderes de oposición y el porcentaje de opiniones negativas es menor, lo que denota que no hay organización en los detractores del Gobierno.

La trayectoria

Carlos Denton.

Cofundador de CID Gallup. Tiene un doctorado en Administración Pública de la Universidad de Texas. Fue catedrático de la Universidad Nacional de Costa Rica. Su último libro es “Dando voz a la gente”, en coautoría con Olda María Acuña.

Nicaragua: Encuesta Gallup confirma hegemonía de Daniel

Primerísima Nicaragua.

Según la última encuesta realizada por la firma CID-Gallup, hasta enero de este año, el 53% de los encuestados aprueba el desempeño del presidente Daniel Ortega Saavedra y solamente el 36% desaprueba su gestión, informa este miércoles El Nuevo Diario.

Un total del 54% cree que el presidente al terminar su gestión entregará al país mejor de cómo lo encontró, el 19% piensa que lo entregará “peor de cómo lo encontró” y solamente un 27% estima que su gestión terminará “igual” que al comienzo.

Entre los entrevistados que se dicen no sandinistas, un 46% de los simpatizantes del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), un 53% de los encuestados seguidores del Partido Liberal Independiente (PLI) creen que Ortega entregará al país mejor que como lo recibió.

Entre los entrevistados que se definieron como “sin partido”, un 23% dijo que cree que Daniel Ortega dejará al país “mejor de cómo lo encontró”; mientras que el 36% considera que el mandatario lo dejará “igual”.

Según otra encuesta de M&R Consultores publicada el 9 de enero, más del 77% de la población nicaragüense considera que el gobierno del presidente Daniel Ortega va por la dirección correcta.

Nicaragua: La hora del futuro luminoso

Jorge Capelán, RLP / TcS.

El 10 de enero celebramos un aniversario más de esta Segunda Etapa de la Revolución Popular Sandinista que arrancó en 2007 con el Gobierno de Reconciliación y Unidad encabezado por el presidente-comandante Daniel Ortega Saavedra. En los ocho años que han pasado desde entonces, el país ha cambiado profundamente.

 ¿Quién con edad suficiente no recuerda cómo eran las cosas allá por el año 2005? ¿Quién no recuerda los apagones, la falta de agua, los buses haciéndose pedazos por las calles y las carreteras?

Recuerdo un recorrido que en aquellos días hicimos con los compañeros de la Red de Defensa del Consumidor por los barrios de la zona sur de Managua para conocer la situación del agua potable: Los que tenían el servicio apenas recibían un par de horas de agua al día. Mucha gente no tenía acceso a ella y debía comprarla de pipas o acarrearla desde varias cuadras de distancia. (En 2002, sólo el 20% de la población tenía acceso a saneamiento de aguas residuales. En 2012 ya se había llegado al 49% y el país era el de mayor cobertura en Centroamérica. Hoy debemos andar por el 80% o tal vez más.)

¿Quién no recuerda las perennes protestas ante estos y muchos otros problemas? ¿Quién no recuerda a los miles de afectados por el pesticida Nemagón, que año tras año acampaban frente a la Asamblea Nacional? (Hoy, muchos de ellos han recibido Casas Para el Pueblo en ese mismo lugar en el que ayer padecían por las enfermedades, el hambre, la sed y el polvo.)

¿Quién no se acuerda de tantos lugares en el país, tanto en la Capital como en los departamentos, en los que era peligroso salir de noche por la delincuencia? ¿Quién no se acuerda de l@s chavalit@s pequeñ@s pidiendo en los semáforos? ¿Quién no se acuerda de l@s niñ@s que vendían chicles y cigarros en los bares del Malecón de Managua? (Hoy, niñ@s como es@s van a la escuela, donde además tienen por lo menos garantizada la merienda, y el Ministerio de la Familia y la Promotoría Social Solidaria realizan planes de acción para que sus familias no tengan que mandarl@s a trabajar.)

En el año 2006, Nicaragua era el país de los apagones, de la falta de perspectivas y de la desesperanza. Ocho años más tarde, se ha convertido en el país con futuro y luminosas expectativas: No solamente el Gran Canal Interoceánico, que cambiará profundamente el perfil de la sociedad, sino otras obras actualmente en construcción como la represa de Tumarín, la Refinería Supremo Sueño de Bolívar, que será la  mayor de Centroamérica cuando esté lista en 2017, y el satélite de telecomunicaciones Nicasat 1, que entrará en órbita ese mismo año.

La pobreza en general pasó del 48.3 % en 2005 a un 40.5 % en 2013, mientras que la pobreza extrema pasó de 17.2 % a 9.5 % en esos ocho años, para una disminución de 7.8 y 7.7 por ciento, respectivamente. El Presupuesto General que se destina para reducir la pobreza ha incrementado considerablemente, mientras que el gasto social (salud, educación, vivienda, servicios básicos), pasó de C$4,247.7 millones en 2006 a por lo menos 32.096 millones en 2014. En 2011, el país alcanzó el segundo lugar en disminución de la desigualdad en América Latina, solo detrás de Venezuela.

Los logros del gobierno sandinista en materia de soberanía nacional merecen una mención especial: Durante la mayor parte de su historia, Nicaragua ha visto cómo su territorio se achicaba ante la codicia de sus propios vecinos, a menudo alentados por las potencias coloniales de turno. Con costas en ambos océanos pero arrinconada en el Caribe a causa del expansionismo colombiano, Nicaragua logró bajo el gobierno del Comandante Daniel Ortega, recuperar unos 90.000 kilómetros cuadrados gracias al fallo de la Corte Internacional de La Haya. Asiminismo, la decisión de ejercer la soberanía del país sobre el Río San Juan, impulsando su dragado e importantes obras de desarrollo, ha puesto fin a un proceso paulatino de anexión por parte de Costa Rica.

Nunca Nicaragua había sido tan respetada internacionalmente como hoy: Un nicaragüense, el Padre Miguel D’Escoto, fue presidente de la Asamblea General de la ONU, y el país está representado en varios de los órganos de esa organización, como el Comité por la Descolonización, el Foro Permanente de Cuestiones Indígenas, la Comisión de Desarrollo Sostenible y el Comité de Organizaciones No-Gubernamentales – órganos para los que Nicaragua ha resultado electa por los demás estados miembros.

Como miembro del ALBA y Petrocaribe, Nicaragua es hoy un actor central en la construcción de Nuestra América y un activo promotor de la integración centroamericana. En la era neoliberal, Nicaragua era un país en gran medida tutelado por Washington y alineado a sus caprichos. A partir del año 2007 se comenzó a diversificar las relaciones internacionales al punto tal de que hoy el país tiene relaciones con un número récord de Estados.

Una de las tareas más urgentes del Comandante Daniel Ortega cuando asumió el gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional en enero de 2007, era acabar con los apagones. Una, dos o más veces al día se iba la luz por dos tres o más horas cada vez. En aquel etonces, solo 54.83% de los hogares, apenas poco más de la mitad, tenía acceso al servicio.

Hoy, ocho años más tarde, la cobertura alcanza el 80.42% y en los próximos años no habrá familia sin luz en su casa. Los apagones son un recuerdo del pasado y las relaciones de los consumidores con la empresa distribuidora de energía se han normalizado. Comunidades pobres en el campo y la ciudad, donde la gente vivía a oscuras, hoy cuentan con servicio de alumbrado, pueden ver televisión o estudiar por la noche y refrigerar sus alimentos.

Pero eso es apenas la punta del iceberg en lo que respecta a la energía: Antes del gobierno sandinista, apenas 25% de la electricidad generada en el país provenía de fuentes limpias. Hoy, la generación de energía de fuentes renovables alcanza a más del 50% y el país está entre los líderes latinoamericanos en esa área. La meta es llegar a un 90% de energía a partir de fuentes renovables para el 2017.

En 2006, la economía de Nicaragua era una de las de menor crecimiento en América Latina, con 3.5%. En estos últimos 8 años de gobierno sandinista, el país ha tenido tasas de entre 4 y 5% (excepto en 2009, el año de la crisis) lo que la ha ubicado encima del promedio latinoamericano y a la cabeza de Centroamérica. Uno de los factores tras este positivo desarrollo ha sido la capacidad del país para atraer inversión externa, que entre 2006 y 2013 aumentaron 431%.

Otra área que ha experimentado un crecimiento explosivo durante estos últimos 8 años son las telecomunicaciones. Antes, las dos grandes empresas Claro y Movistar hacían lo que querían y cobraban las tarifas que querían. Eso ha venido cambiando con la entrada al país de la empresa rusa Yota y la china Xinwei. En 2005 sólo 21% de la gente tenía teléfono celular. En 2014, el número de abonados (de pre y post-pago) era 112% el número de habitantes, es decir, que hay más abonados que gente.

No se pueden lograr estas cosas si el trabajo no fortalece su posición con respecto al capital: Por ejemplo, el empleo formal aumentó en 8% en 2013, el aumento más alto (y por segundo año consecutivo) de América Latina y el Caribe según la OIT y la CEPAL.  Mientras tanto, el salario mínimo real subió un 40.67% desde 2007. Sólo en los primeros cuatro años de gobierno sandinista, el número de sindicatos de primer nivel registrados ante el Ministerio del Trabajo pasó de 400 a 600, es decir, un aumento del 50%. En los primeros cinco años, las cooperativas pasaron de 1,772 a 4,129. El sector asociativo de la economía controla más de la mitad del PIB y como el 70% de la fuerza de trabajo.

Estos datos no son casualidad, sino producto de un pueblo, una sociedad y una dirigencia políticas que han sacado sus lecciones de la historia. ¿Qué dicen las últimas encuestas de opinión acerca de lo que piensan l@s nicaragüenses? Trátese de M&R, Gallup u otra, todas coinciden en que una sólida mayoría de la población aprueba el rumbo que toma el país. Tomemos por ejemplo el caso del Canal Interoceánico: Según M&R, más de 7 de cada tres nicaragüenses lo apoya, mientras que solo un@ de cada 10 se le opone de plano. Más o menos esas son las cifras de aprobación para el presidente Daniel Ortega y para la compañera Rosario Murillo.

Si fuésemos a hacer un recuento de todo lo que se ha hecho en estos ocho años necesitaríamos cientos de páginas: si fuésemos a hablar acerca de cómo ha bajado la mortalidad materno-infantil, del poder que han conquistado las compañeras mujeres a todos los niveles, si fuésemos a hablar acerca de la reconquista de la Seguridad Social por el pueblo, de los avances en materia de Defensa Civil, de los parques infantiles que florecen a lo largo y ancho de nuestra geografía, y de tantas otras cosas, podríamos pasarnos horas y días.

Lo cierto es que se trata de un proceso en el que no transcurre semana sin que algo cambie para mejor. Podrá ser algo pequeño, incluso insignificante, pero cuando uno mira para atrás y ve el conjunto de los pequeños (y a veces grandes) cambios a lo largo de los años se da cuenta de lo mucho que se ha transformado Nicaragua.

El presidente-comandante Daniel Ortega y la compañera Rosario Murillo han logrado escuchar a todos los sectores de la sociedad nicaragüense y a partir de ese contacto con la realidad nacional, así como de un enorme compromiso, de una gran atención a la realidad regional y global, y de una inquebrantable fidelidad a los principios históricos de la lucha sandinista, han logrado ir conduciendo el país a algo con lo que ni siquiera los más optimistas soñaban hace ocho años: Un país con una alternativa clara y concreta, en vías de realización, para salir de la pobreza.

En sus casi 200 años de vida independiente, el pueblo nicaragüense ha pasado por guerras civiles, intervenciones militares, dictaduras sanguinarias, guerras genocidas de “baja” intensidad, bloqueos, así como gobiernos entreguistas y cleptómanos, etcétera, sin mencionar los diversos tipos de desastres naturales propios de esta porción de la geografía nuestroamericana pero cuyos efectos son agravados por el saqueo y la rapiña de los poderosos… era hora ya de que le tocase el momento del futuro luminoso, que es el momento en el que entramos ahora.

La dictadura mediática occidental y la calumnia descarada

Por Jorge Capelán, TcS, RLP.

Los medios occidentales a cada rato matan gente que tiempo después resulta aparecer con vida y gozando de muy buena salud. ¿Se acuerdan cuando hace un par de meses “mataron” al comandante Daniel? Los medios de propaganda occidentales nunca reconocieron que habían mentido de la manera más obscena al difundir esa “noticia”.

Un ejemplo de lo descarado de la dictadura mediática occidental:

En el colmo del cinismo, todos los diarios suecos, (en ese país, el 90% de todas las noticias que se publican vienen de TT, que es la agencia “noticiosa” del cártel que controla los medios), divulgaron una nota con el siguiente título el día en el que el comandante Daniel Ortega “resucitó”: “Exagerados rumores sobre la muerte de Ortega“.

¿Qué? ¿Rumores “exagerados”? ¿Quién ha visto alguna vez un rumor “moderado” o “justo”? Se trataba un tapazo artero, un alevoso ataque para denigrar impunemente a un líder político, una operación de lo que se conoce como guerra sicológica.

Otro ejemplo más, que saltó esta semana:

La popular cantante de Corea del Norte Hyon Song-wol, a quien además le habían endilgado el ser la exnovia del líder de ese país, Kim Jong-un, demostró estar vivita y coleando al aparecer el viernes en la televisión estatal durante un solemne evento cultural en Pionyang.

En el acto, Hyon pronunció un discurso en el que expresó agradecimiento por el liderazgo de Kim y se comprometió a trabajar “más duro por el bien del arte y la cultura” de Corea del Norte.

En septiembre pasado, los medios occidentales la habían “asesinado” a ella y a al menos 10 músicos de la Orquesta Unhasu al esparcir el rumor totalmente infundado (y originado en los servicios de inteligencia sudcoreanos) de que habían sido ejecutados por un pelotón de fusilamiento en presencia de compañeros y familiares, los que más tarde fueron enviados a campos de concentración para presos políticos.

Esta misma semana se supo también que un canal de televisión surcoreano manipuló unas imágenes con Kim Jong-un, al que puso al lado de un dron gracias a la magia de Photoshop, con el fin de acusar a Corea del Norte de espionaje. Impávido ante las airadas protestas de los televidentes, el canal explicó que era lo más normal del mundo el presentar imágenes manipuladas sin informar de ello a la audiencia.

Nótese que, como en incontables casos similares, (todavía tenemos fresco el recuerdo de la repugnante y necrófila campaña de esos mismos medios hace poco más de un año cuando el comandante Chávez luchaba por su vida) no se trata de “errores puntuales” de algún periodista o medio aislado:

Ese tipo de calumnias tienden a difundirse y multiplicarse en toda la línea, siendo repetidas e incluso aumentadas por medios que en cada país de la OTAN a lo largo de las décadas se han ido construyendo con fachadas de credibilidad. Cuando se muestran falsos, nunca esos medios reconocen que mintieron, ni que difundieron puros infundios: sólo dan vuelta a la página como si nada hubiese pasado.

La concentración de la propiedad de los medios, su fusión con el capital financiero y militar, así como el poder de las élites económicas sobre el aparato del Estado, hacen que los medios en Occidente estén totalmente sometidos a un sistema de planificación político-militar en beneficio de esas élites. A esto se le debe agregar la visión racista del mundo que éstas tienen, lo que a sus ojos hace moralmente viable cualquier tipo de demonización de países y de líderes políticos en el Asia, África y América Latina.

El problema de este tipo de estrategias, es que al mismo tiempo que desorientan y confunden, también erosionan la credibilidad de los órganos de la dictadura mediática entre aquellos sectores sobre los que pretende influir. Como decía el General Sandino, “a todos se puede engañar con el tiempo pero con el tiempo no se puede engañar a todos“.