Irán, listo para hacer submarinos nucleares

Actualidad RT.

Este martes, el almirante de la armada iraní, Zamin Abbas, informó que la República Islámica ha dado los primeros pasos en la producción de combustible nuclear para sumergibles y que el país persa ha comenzado a diseñar su primer submarino atómico. 

http://actualidad.rt.com/static/jwplayer/player.swf
¿Qué reacción internacional se puede esperar de este anuncio?

 Evidentemente, asistiremos a una nueva escalada mediática, y probablemente a intensos debates en instancias como la IAEA, la ONU, etcétera. Sin embargo, el anuncio en sí no llevará a que se desencadene un ataque de parte de las potencias de la OTAN o de Israel contra Irán.

Recordemos que la amenaza de un ataque nuclear a Iran no se debe a lo que el país persa haga o no haga, sino  a tres hechos: 1) Es un país independiente en esa zona estratégica. 2) Es una potencia regional y 3) Tiene grandes cantidades de petróleo.

Si el liderazgo persa ha decidido dar este paso de construir un submarino de este tipo es porque está seguro de que entra dentro de las convenciones de uso pacífico de la energía nuclear. Se trata de un submarino propulsado por energía atómica, no de un submarino con armas atómicas.

Esto le permitirá a los submarinos iraníes permanecer bajo el agua durante meses aumentando enormemente su alcance, con lo que, por ejemplo, estarían en condiciones de aparecerse por el mediterráneo en caso de ser agredidos.

La historia indica que las potencias occidentales jamás han atacado países que están en condiciones de defenderse. Por eso este anuncio iraní. Es un mensaje a EE.UU. e Israel diciéndoles “No nos estamos defendiendo solamente, estamos afirmando nuestra presencia en la región”.

¿Podría EE.UU. usar el nuevo submarino como pretexto para intervenir en Teherán? ¿provocaría esto mayor presión de EE.UU.?

Estados Unidos trata de usar, y usa, cualquier cosa como pretexto. El problema en estos momentos en esa parte del mundo no son los pretextos, ya que nos encontramos ante una ofensiva fascista de parte de EE.UU., la OTAN e Israel que fabrican otra “situación Libia”, esta vez en Siria, basada en propaganda y mentiras, manipulando para ello al sistema de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y pasándose por alto las decisiones del Consejo de Seguridad.

Estados Unidos y la OTAN están tratando de desangrar a Siria y están promoviendo una guerra sangrienta en el Líbano que amenaza directamente a Irán y a todos los pueblos de la región. No se les puede permitir que lo logren, porque estarían imponiendo su gran plan de “reamoblar” el Medio Oriente creando una serie de republiquetas basadas en la limpieza religiosa y/o étnica.

Ante esta situación, la política de mera contención no parece ser efectiva, como lo demostró el caso de Libia, que fue seguido de casos como los de Costa de Marfil y Mali, y de todo un proceso de desestabilización continental en el Africa y también en el Oriente Medio.

Dado que el fascismo es una estrategia política tendiente a destruir el derecho nacional e internacional, las políticas de mera contención diplomática que no demuestren una capacidad de respuesta militar no son especialmente eficaces: en última instancia, el imperio sólo entiende el lenguaje de los golpes.

A partir de las elecciones presidenciales en EE.UU., e independientemente de quién gane, el conflicto que promueve Occidente contra Irán entrará en una fase mucho más peligrosa, pero ni los Estados Unidos, ni Europa, ni Israel tienen el tiempo de su lado, ya que luchan contra el avance de la terminal crisis económica, política, cultural y, en última instancia, moral, que atraviesan.

Anuncios