Día para celebrar. Mañana, a seguir luchando

Por Jorge Capelán, TcS/RLP.
Hace ya 6 años, el 4 de noviembre de 2008, llegaba a La Habana para participar en la edición anual del Encuentro Internacional por la Liberación de Los 5 Héroes que hasta ahora se acostumbraba celebrar en la ciudad de Holguín. (¿Qué irá a pasar ahora con esos encuentros? ¿No se podrá seguir celebrándolos, pero por la Liberación de todos los pueblos?)
Recuerdo esa noche, recién llegado del aeropuerto, el ambiente de expectación que se respiraba en el lobby del hotel, en las calles y en los lugares públicos de la capital. No era para menos, ya que esa noche, con la victoria de Barak Obama sobre el republicano John McCain, por el 64.9% de los votos electorales, permitía pensar en un cambio en la política criminal que desde hacía más de 4 décadas el imperio venía ejecutando contra el pueblo cubano.
Que Obama verdaderamente fuese a llegar a hacer realidad de sus promesas electorales de atender las carencias sociales de su propio pueblo, y de ser menos belicoso contra los demás pueblos del mundo de lo que había sido el loco de Bush, éramos varios los que dudábamos, aunque todos lo deseásemos. En el lobby del hotel, tanto cubanos como extranjeros celebraron cuando por teleSUR se anunciaba el resultado de esa elección. Las mismas reacciones encontré en la calle cuando salí a dar una vuelta unos minutos más tarde.
En el caso de Cuba, la justicia tardó en llegar, pero llegó. Hoy Obama está dando los primeros pasitos para terminar con el bloqueo y nuestros cinco hermanos, los héroes antiterroristas, están de vuelta a Cuba con sus familias. Aún recuerdo la expresión de dolor y ternura de Doña Mirta, la mamá del héroe Antonio Guerrero, cuando en Holguín le alcancé un ejemplar de un libro de poemas de su hijo traducidos al sueco por un comité de solidaridad escandinavo al que estaba representando en aquella reunión.
La expresión de Doña Mirta al hojear aquel librito en un idioma incomprensible, pero con unos dibujos y una firma íntimamente cercanos, me hizo entender el océano profundo de sufrimiento por el que estaban pasando ella y el resto de familiares de Los Héroes. Al mismo tiempo, en esa expresión, también puder ver el espíritu de no dejarse caer, de seguir luchando, de confianza en una revolución y un pueblo forjados en una serie de principios capaces de resistir las mayores crueldades de los poderosos de la Tierra.
Hoy, Doña Mirta, y todos los familiares de los Cinco Héroes, han vuelto encontrarse con los que el imperio había secuestrado y encerrado en sus mazmorras. Hoy, como lo prometió Fidel, Los Cinco Héroes han vuelto a casa, y todos los que durante todos estos años, a lo largo y ancho del mundo, alguna vez distribuimos algún volante, o juntamos algún peso, o vendimos algún folleto, o dimos alguna charla, para que ellos puediesen regresar, también estamos celebrando junto con todo el pueblo cubano.
Celebremos hoy. Porque mañana tenemos que seguir trabajando duro para que Obama materialice y profundice sus anuncios hasta que el bloqueo sea una referencia histórica, para que los EEUU normalicen también sus relaciones con Venezuela y Bolivia, para que no destruyan al mundo y para que se den cuenta de una vez por todas que tienen que aceptar la independencia de Nuestra América.

Anuncios